¡Estimulación Musical en Inglés!
¡Estimulación Musical en Inglés!

Metodología

A continuación se describe de forma detallada la metodología del Centro Acuarelas.

El Centro Acuarelas surge como iniciativa personal para dar respuesta tanto a la población infanto-juvenil como a personas adultas como consecuencia de la demanda que existe para potenciar los talentos de las personas.  

Lo que se pretende es potenciar las capacidades de los alumnos/as. Se observa la importancia que se da a las limitaciones de los alumnos/as, dejando en muchas ocasiones de lado las potencialidades de los mismos pero en el Centro Acuarelas queremos potenciar los talentos de las personas.

 

Con ello, no se pretende dejar al margen estas limitaciones, sino dar la importancia que se merece a la observación  y obtener el mayor rendimiento a través de su punto más fuerte. Siempre hay que tener como pilar fundamental un elemento motivador para dar lugar a un proceso de enseñanza-aprendizaje mucho más natural y por tanto, mucho más real y aprovechable. El partir de algo motivador para el alumno/a en su proceso de aprendizaje puede ser más enriquecedor (en nuestro caso actividades llamativas con objetivos claros en los que se contempla qué inteligencia es la que se trabaja).

 

Lo primero que pensamos cuando nos hablan de acuarelas es en una paleta llena de diferentes pinturas para poder elegir el color que más nos guste y poder dibujar nuestro lienzo. En el Centro Acuarelas pretendemos hacer un símil con esta metáfora tan artística y creativa como lo es la metodología del centro basada en las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner.

Esta teoría parte de la base de que ninguna persona tiene solamente una inteligencia. En ocasiones medimos la inteligencia de las personas en función de su cociente intelectual, olvidándonos de las habilidades que tiene para otro tipo de actividades.

El medir la inteligencia con pruebas concretas es necesario para darnos “pistas”, pero no podemos tener únicamente esa base para su posterior trabajo.

Por ello Howard Gardner define la inteligencia como “la capacidad desarrollable y no sólo la capacidad de resolver problemas y/o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas”.

 

H.G. parte de que todas las personas tenemos ocho inteligencias (lingüística, lógica-matemática, visual-espacial, corporal-cinestésica, musical, intrapersonal, interpersonal y naturalista), y todos en mayor o menor medida tenemos alguna de ellas más desarrollada que el resto. En el Centro Acuarelas nuestra paleta de pinturas personal estará compuesta de ocho colores y cada color será una Inteligencia Múltiple. Por lo tanto cada persona tendrá que  observar cuál es su “color” o su inteligencia y así poder pintar y poco a poco ir descubriendo nuevos matices para plasmar en el “lienzo de la vida”.

 

Habilidad y rendimiento

 

Nuestro cerebro es un órgano complejo y muy maleable. Las experiencias que cada persona va viviendo a lo largo de su vida provocan que nuestro cerebro se vaya reorganizando y por tanto adaptándose continuamente. Esto nos permite aprender a lo largo de toda nuestra existencia y tiene como fin enormes repercusiones educativas.

Por lo tanto podemos decir que nuestro cerebro es plástico, es decir, que podemos generar nuevas neuronas, ya que nuestra inteligencia es maleable y por lo tanto da lugar a una “mentalidad de crecimiento” (termino de Carol Dweck, doctora en Psicología y  profesora de la Universidad de Stanford, Estados Unidos). Esta mentalidad de crecimiento nos permite afrontar mejor los retos y de esta manera llegar a los pilares que sustentan esta metodología: habilidad y rendimiento.

  • Habilidad : Observación directa para darnos cuenta de que TODAS LAS PERSONAS tienen talentos, en mayor o menor medida pero todos destacamos en algo, es decir, todos somos inteligentes y vamos evolucionando.
  • Rendimiento: El trabajo y la constancia hace que podamos rendir cada uno a su nivel y siempre de una manera personalizada que es lo que hace del Centro Acuarelas único. El trabajo en grupos no significa que no se observe al individuo en particular, sino que el estar en contacto con otros iguales nos ayuda a descubrir “nuestro color” y por tanto mejorar en nuestro rendimiento y conseguir nuestros objetivos planteados.

 

Todas las inteligencias están relacionadas con la Inteligencia Emocional de Daniel Goleman. Esta nos permite ser conscientes de nuestras emociones, entender los sentimientos de los demás, saber llevar las presiones y frustraciones derivadas del trabajo, aumentar nuestra capacidad para trabajar en equipo y tener una actitud empática y social, que nos dará mayores posibilidades de desarrollo personal. Por ello tiene tanta relación con todas y cada una de las Inteligencias Múltiples.